Bienvenido! En este artículo vamos a despejar las dudas sobre ¿Cómo litigar? ¿Estrategias para litigar? ¿Cómo litigar en materia penal? y muchas otras preguntas que la comunidad de Abogados se hacen a la hora de litigar pero ademas vamos a regalar PDF de Litigación penal Juicio oral y prueba – Baytelman y Duce

 

¿Qué es un Abogado Litigante?

Un Abogado litigante no puede ser improvisado. 

En primer lugar un Abogado litigante debe de ser estudioso y dedicado. Representar los intereses de un tercero apegado a la ley demanda mucha responsabilidad. Sin lugar a dudas el Abogado litigante debe de estar al día con las normas, doctrina y jurisprudencia que componen el caso al que representa para poder ganar.    

El abogado litigante es estratégico, prepara muy bien el juicio, sabe exactamente cuál es su objetivo, prepara meticulosamente sus interrogatorios, trabaja en las pruebas para obtener toda la información de valor posible y se apega lo máximo a su estrategia en el juicio.

 

¿Cómo Litigar? 5 Técnicas estratégicas de litigación 

Establecer una correcta comunicación es indispensable para lograr el objetivo, ganar.

  1. Preparación del juicio (pruebas, informes, interrogatorios, testigos, cliente, peritos)
  2. Técnica de exposición del alegato en sala.
  3. Técnica de comunicación y oratoria 
  4. Técnica de negociación en el proceso 
  5. Técnica de interrogatorio y contrainterrogatorio.

 

¿Qué dificultades enfrentan los Abogados a la hora de litigar?

  • Trabajar bajo presión 
  • Discrepancias con el cliente
  • Interrogatorio hostil 
  • Impugnaciones o protestas del abogado contrario 
  • Actitud del Juez 

 

¿Qué es el beneficio de litigar sin gastos?

Es un mecanismo que está diseñado para casos en los que el acusado no puede asumir los costos involucrados en el procedimiento. Solo así podremos garantizar el acceso a la justicia para todos los ciudadanos

Curso de litigación: Breve resumen de libro Técnicas de litigación penal – Análisis doctrinario y jurisprudencial

Una de las obras más compradas sobre ¿cómo litigar? y con la que estamos seguros se transformará en el mejor abogado litigante, la colección del Señor Dr. Ruben A. Chaia comprende 3 tomos actualizados donde se hace un análisis profundo doctrinario y jurisprudencial, a continuación una breve descripción del índice.

  • Prueba, evidencia y verdad 
  • Teoría del caso
  • Alegatos
  • Examen y contraexamen 
  • Objeciones 
    • Estado de inocencia 
    • Carga probatoria 
    • Descubrimiento de pruebas 
    • Admisibilidad y relevancia en el juicio por jurados 
    • Prueba anticipada 
    • Tipos de defensa
    • Preparación del Examen y contraexamen 
    • Testimonio de peritos
    • Rueda de personas 

CONFLICTO, PROCESO Y PRUEBA 

A la hora de adentrarnos en la cuestión probatoria, encontramos que conflicto, proceso y prueba se encuentran necesariamente vinculados a punto tal, que no es posible concebir un proceso sin conflicto y un conflicto que pueda desentenderse de la prueba. Aún en los casos que son llevados por caminos alternativos al juicio, la prueba juega un papel fundamental puesto que más allá de las proclamas sobre celeridad, oportunidad o prioridad, se mira de reojo qué cartas tienen en la mano los actores, cuáles son las chances de ganar o perder y qué es más conveniente y todo ese análisis se hace a partir de pruebas actuales o potenciales. Ello así puesto que desde esta perspectiva, el juez no emula al científico que reúne material y bajo ciertos métodos, experimenta una y otra vez tratando de llegar a un resultado o establecer reglas universalmente comprobables. Aquí, solo es posible concebir un proceso que encuentre a partes enfrentadas por intereses contrapuestos asentados en un relato sujeto a reglas probatorias. En este caso, el juez no decide con vista a descubrir una nueva fórmula capaz de aplicar en abstracto recreando tales o cuales condiciones, tampoco le interesa teorizar sobre cuestiones no debatidas, sobre argumentos no presentados, debe atarse a un guión, aquel que formulan las partes y desde allí, al igual que un director teatral, bajo ciertas reglas, con actores preestablecidos y la información que se le brinde, deberá reconstruir una historia con las limitaciones provenientes de la dignidad humana y la tutela de derechos que garantizan el debido proceso. Además, no tiene facultades para introducir o modificar los hechos narrados, tampoco puede generar información por sí misma. Su deber radica en guiar a los actores, imponer reglas y límites y eventualmente, a valorar su trabajo otorgando a cada uno un lugar al decidir quién ha ganado y quién F a Perdido el caso en cuestión que también puede quedar en manos de jurados, Es así como, atento a las disposiciones que regulan el proceso, somete el conflicto a sus propias reglas, dirige la escena, marca los tiempos, controla el material, ve en primera persona lo que sucede y aporta su capacidad de análisis, convirtiéndose en árbitro-espectador con el deber de darle al conflicto expuesto por los litigantes y asentado en evidencias, un juicio imparcial, lógico, razonable para convertido en una nueva narración asentada exclusivamente en lo que el conflicto y la prueba rendida en el proceso han dejado. De este modo, el saber del juez—o del jurado— se forma a partir de la información que las partes te presentan y por tanto, está limitado a ella. No investiga ni encuentra la verdad, dice lo que piensa, resuelve el caso en función de lo que ve. Su función central es tutelar los derechos fundamentales de las personas sometidas a proceso y fijar los hechos con el material que se le aporta. Los errores que las partes cometan al presentar el caso, las limitaciones en que incurran ai producir la prueba se convertirán en limitaciones para el juez que no puede ver ni oír más allá de lo que las partes muestren o digan. A partir de estas limitaciones° recortes se cae el mito del proceso generador de verdades. Sti objetivo es más mundano y quizás !más útil. Convertir el conflicto en una disputa reglada donde se permite a las partes desahogar sus pasiones a través de la vía argumentativa! y con ello, sellar la suerte de las personas que se someten a él con una nueva e indiscutible versión del conflicto pacificado mediante una sentencia que dirá qué sucedió más allá de lo que las partes, en sus aspiraciones individuales, crean que ocurrió. En definitiva, el proceso no esclarece sino que establece los hechos. Esta visión del rol del juez hace más terrenal la labor de las partes. No se juzgará al abogado por su posición en abstracto, sus creencias, poses o vestimenta, se pondrá bajo la lupa su trabajo concreto, su desempeño integral en el caso, esa es la gran misión del juzgador al decidir quién ha trabajado de manera adecuada para demostrar mediante información de calidad aquello que ha prometido acreditar. Con asiento en ello, se puede sostener que la verdad en términos absolutos es un objetivo inalcanzable en el proceso penal, por tanto, no se ha de buscar. Quizás se podría decir que: 

  1. a) en ocasiones el proceso puede llegara establecer la verdad; 
  2. b) la verdad será siempre relativa dado los límites que imponen las reglas del proceso y las formulaciones que hacen las partes; 
  3. c) cuando se habla de verdad se quiere significar una convicción de culpabilidad más allá de toda duda razonable; 
  4. d) la convicción no puede ser caprichosa, debe asentarse en pruebas y argumentos razonablemente expuestos; 
  5. e) la convicción debe ser expresada en términos claros de modo tal que permita su control; f) dado que el proceso se asienta en un conflicto, las partes no siempre están interesadas en buscar la verdad; 
  6. g) sus intereses se concentran en lograr éxito sobre sus pretensiones que en ocasiones pueden tratarse de resolver el conflicto, terminarlo o establecer lo sucedido, aspecto que estará limitado a la información que las partes aporten; 
  7. h) el tribunal o jurado deben saber de antemano que no es un propósito posible arribar a la verdad absoluta; 
  8. i) la certeza se exige para condenar y basta la duda para absolver; 
  9. j) la culpabilidad se construye, la inocencia se tiene. Estos son algunos de los parámetros más importantes que debemos tener en cuenta a la hora de interesarnos por el funcionamiento del proceso penal acusatorio. 

Continuar leyendo otros temas de Prueba Evidencia y Verdad

Litigar no es para cualquiera, necesita dominar la oratoria y trabajar mucho sus argumentos, examen y contraexamen para ganar.

5 libros recomendados para aprender a litigar: Estrategias, Técnicas, Análisis Doctrinario y Jurisprudencial

Colección Litigación y enjuiciamiento penal adversarial

$180.00
La oralidad como forma de trabajo permanente y los nuevos modelos organizacionales Son los dos nuevos motores de la reforma de la justicia penal en América Latina. Esta relevancia institucional nos muestra la importancia de contar con materiales para el aprendizaje de estas nuevas formas de trabajo y por ello, nos alegra poner a disposición de los usuarios de esta colección el trabajo de la profesora Alliaud. Presentación tamaño oficio
Añadir al carrito

La Defensa Penal Estrategias Y Técnicas De Litigación – 2 Tomos

$72.00
Designación de abogado. postergación de indagatoria. excepciones de falta de acción. prescripción. planteos de inhibitoria y declinatoria. sobreseimiento. recurso de casación. inconstitucionalidades. oposición a la elevación a juicio.
Añadir al carrito

Litigación oral en materia penal y un estudio de la teoría del caso

$85.00
Autor: Pedro Angulo 
Añadir al carrito

Litigación oral en materia penal y un estudio de la teoría del caso (copia)

$85.00
Autor: Pedro Angulo Arana
Añadir al carrito

Litigación penal juicio oral y prueba

$40.00
Autor: Andrés Baytelman - Mauricio Duce
Añadir al carrito

Técnicas De Litigación Penal Análisis Doctrinario Y Jurisprudencial

$136.00
Para más información comunícate con uno de nuestros vendedores 0998036701
Añadir al carrito
ANDRÉS BAYTELMAN A. MAURICIO DUCE J.

Libro Gratis: Litigación Penal, Juicio Oral y Prueba

Descargar PDF Gratis

Litigación penal juicio oral y prueba

Litigación-penal-juicio-oral-y-prueba